Ley de Segunda Oportunidad

ley de segunda oportunidad

La ley de segunda oportunidad es un trámite legal que brinda a los individuos y los autónomos la capacidad de renegociar sus deudas o cancelar la totalidad.  Puede capear los malos tiempos económicos provocados por los saldos pendientes sin ignorar el derecho a cobrar de su acreedor. Esta ley tiene la finalidad de buscar una solución que a pesar del tiempo de retraso del pago ambos no se vean afectados.

Tabla de Contenido

    La ley de segunda oportunidad ¿Qué es?

    El mecanismo de la segunda oportunidad tiene como objetivo salvar la terrible situación de quienes no pueden pagar sus deudas. En donde brindan cómodas condiciones de pagos sí que ambas parte se vean afectado tan gravemente.

    En España existen dos leyes muy importantes, una que es la ley de quiebras y otra ley de segunda oportunidad. Inspirado en principios éticos, este tipo de ley busca ahorrar la mayor cantidad de captación de acreedores posible. De esta manera, cumplen la doble función de social y unidad.

    Como hemos indicado en conceptos anteriores esta ley es un instrumento legal para personas y empresas independientes. Las cuales se ven abrumadas por las condiciones de la deuda y no pueden realizar pagos debido a circunstancias inmanejables.

    Ya que la experiencia muestra que, en ausencia de un mecanismo de segunda oportunidad existe un incentivo claro para iniciar un nuevo negocio. Es importante acotar que de una manera u otra al deudor mismo no beneficia de cierta manera pero tampoco beneficia al acreedor, público o privado.

    Por el contrario, el mecanismo de segunda oportunidad desalienta la economía sumergida y promueve una cultura empresarial que siempre beneficia al empleo.

    ¿Quiénes pueden verse beneficiados de esta ley?

    La ley de segunda oportunidad es un recurso legal disponible tanto para los individuos como para los autónomos que no pueden pagar sus deudas. En esencia, el procedimiento es el mismo para los trabajadores naturales y los autónomos.

    La principal diferencia es que si eres una persona física necesitas iniciar el trámite ante notario, y si eres un autónomo necesitas iniciar el trámite.

    • Registro mercantil o registro mercantil, respectivamente.
    • Cámara de Comercio. En el caso de empresas, en lugar del derecho a una segunda oportunidad, tienen derecho a declararse en quiebra a su discreción.

    Que necesito para optar por el beneficio de esta ley

    Para demostrar que usted es un deudor de buena fe, algunas personas argumentan que no se ha declarado culpable a la quiebra de infringir la propiedad. En el Departamento del Tesoro, el Seguro Social o los derechos de los trabajadores.

    Por tanto, para acogerse a este mecanismo, el deudor debe contar con ciertos requisitos para demostrar que actuó de buena fe. El deudor debe probar que:

    • La quiebra no es culpable. En otras palabras, la situación de quiebra no fue causada por mala conducta intencionada o negligencia grave.
    • No mienta sobre la situación concursal. Es decir, no ocultes documentos relacionados con el proceso.
    • La persona no ha sido condenada por hechos socioeconómicos, patrióticos o falsificados en los últimos 10 años.
    • No exento durante los últimos 10 años. En otras palabras, los tribunales no han pagado otras deudas durante la última década.
    • No rechazar trabajos que correspondan a sus calificaciones profesionales de los últimos cuatro años.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Política de Cookies